Irán humilla al Reino Unido y a la UE

Irán ha obtenido un pequeño gran éxito con el secuestro y posterior liberación de los soldados británicos: con total impunidad, ha humillado al Reino Unido y dejado bien claras sus intenciones de plantar cara a los aliados en Irak. Además, ha puesto en evidencia a todas esas instituciones transnacionales –sobre todo a la ONU y a la UE– que se las dan de garantes del orden internacional.


Uno podría pensar que lo de salvaguardar el orden internacional quiere decir, por lo menos, hacer frente a los actos de piratería. ¿Se ha hecho frente a los ayatolás? Todo lo contrario: hemos asistido a una mansa capitulación.

El quid pro quo, el enjuague, ni siquiera ha sido sutil: súbitamente se puso en libertad a un "diplomático" iraní que llevaba dos meses retenido en Irak; súbitamente se permitió al régimen de Teherán tener acceso a cinco "funcionarios consulares" iraníes que habían sido detenidos por fuerzas norteamericanas en la localidad de Irbil el pasado enero y que en realidad eran unos miembros de la Guardia Revolucionaria que se dedicaban a instruir a las milicias chiitas en el arte de matar estadounidenses y demás ralea...

Puede que haya habido más concesiones, y que nunca sepamos de ellas, pero lo importante es que todo esto salió adelante gracias a la intervención de EEUU.

¿Dónde estaba la Unión Europea?
Después de todo, los 15 rehenes eran ciudadanos británicos y, por tanto, también de la UE. Pero la UE no movió un dedo por ellos. Los europeos hablan y no paran de su predilección por el soft power, el poder blando, tan superior al manu militari, a la fuerza bruta tan querida por los americanos, esa panda de neandertales.

¿Para qué ha servido el soft power en este caso?
La convulsa economía iraní depende en gran medida del comercio con Europa, así como de los créditos y la tecnología del Viejo Continente.
Londres solicitó a la Unión que congelase sus exportaciones a Teherán, cuyo monto asciende a 18.000 millones de dólares al año. Irán habría perdido a su principal socio comercial.
¿Qué hizo la UE?
Decirle nones al Reino Unido.
¿Por qué?
No hay que romperse la cabeza para dar con la respuesta: Europa funciona bastante bien como zona de libre comercio, pero como entidad política no es sino la casa de tócame roque.

La UE sigue siendo un conglomerado de naciones soberanas con intereses divergentes. El congelamiento de las relaciones comerciales irano-europeas habría sacudido hasta los cimientos la economía de la república islámica, pero no se hizo nada al respecto.

El Times de Londres informó de que los holandeses habían sostenido que lo importante era "no arriesgarse a una ruptura del diálogo". Esto es lo que da de sí la solidaridad europea...Al igual que el resto de fatuas instituciones transnacionales, la Unión Europea es un actor bastante inútil en la escena internacional. Y no porque sus integrantes sean venales, sino porque son naciones soberanas. Simplemente, sus respectivos intereses no son idénticos.

El caso de la ONU, paradigma de la institución transnacional con mandato para mantener el orden y la paz, es aún más llamativo. En un primer momento sus miembros tenían un objetivo común: derrotar a la Alemania nazi y al Japón imperial. Y cuando terminó la II Guerra Mundial, el Reino Unido, Francia, EEUU, China y Rusia mantuvieron su alianza y se erigieron, Consejo de Seguridad mediante, nada menos que en garantes de la "seguridad colectiva".

Pero, claro, había un pequeño problema: esos cinco tenían, y tienen, intereses distintos. Valga la cuestión del programa nuclear iraní como ejemplo: Rusia y China hacen imposible la imposición de sanciones dignas de tal nombre al régimen de Teherán. ¿Por qué? Porque China está decida a mantener unas relaciones muy estrechas con ese destacado proveedor de energía que es Irán, y no va a ponerlas en peligro por unos proyectiles que en ningún caso representan una amenaza para Pekín.

En cuanto a Rusia, ve en la república islámica un útil freno a los intentos occidentales por dominar el Golfo Pérsico.Paradójicamente, la existencia de instituciones transnacionales como la ONU hace más difícil emprender acciones colectivas contra los malos. En el pasado, las partes implicadas en un conflicto establecían coaliciones temporales con vistas a llevar a cabo aquello que estimaran oportuno; hoy, en cambio, es mucho más difícil proceder de esta manera, pues se considera que tales coaliciones son ilegítimas si no cuentan con el beneplácito del Consejo de Seguridad.

Las consecuencias saltan a la vista: no se ha hecho nada para detener el desarrollo del programa nuclear iraní. En la práctica, las únicas sanciones eficaces son las que, unilateralmente, establece elDepartamento del Tesoro norteamericano.

¿Recuerda usted aquello del gran retorno del multilateralismo, lo del énfasis en la diplomacia y el "trabajo con los aliados", tan aireado en los primeros momentos de la segunda Administración Bush? Los cowboys habían sido desterrados y la ciudad volvía a quedar en manos de las gentes respetables, para alegría del personal. Bien, ¿y cuáles han sido los frutos del nuevo multilateralismo? Corea del Norte ha llevado a cabo una prueba nuclear. Irán ha acelerado el desarrollo de su programa atómico.

El Gobierno prooccidental de Beirut pende de un hilo. Y ahí sigue el genocidio de Darfur...La crisis de los rehenes británicos ha vuelto a poner de manifiesto la fatuidad de "la comunidad internacional" y de sus grandes instituciones.

¿Qué es lo que quiere, que sus hombres vuelvan a casa? Entonces vaya a la UE, y espere sentado. O al Consejo de Seguridad, para que le den una declaración en la ni siquiera se deplore semejante acto de piratería (deberá conformarse con que en ella se hable de grave preocupación). Finalmente, recurra a los despreciables norteamericanos, que jugarán algunas bazas y pondrán la pasta para la fianza...

Por Charles Krauthammer
The Washington Post Writers Group

3 comentarios:

  1. Carlos16/4/07

    Universidad Complutense de Madrid U. C. M.

    Departamento de Psicología Social.

    Facultad de Sociología.

    Campus de Somosaguas. 28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid).

    Estimados amigos.

    Tenemos el placer de comunicarles que el próximo día miércoles 18 de abril, a las 18:30 horas, tendrá lugar la 4ª sesión del sexto módulo (Criminalidad Terrorista) correspondiente al Curso de Criminología que imparte este departamento de Psicología Social.

    Sesión que impartirá Don Felipe del Campo del Barrio (Inspector Jefe de Policía y Especialista en Terrorismo) y que desarrollará sobre:

    "Terrorismo Islámico Yihadista: Características y Prevención. La Guerra del siglo XXI"

    La sesión tendrá lugar en el aula B-5 (planta baja) de la Facultad de Sociología.
    Será un placer, como siempre, contar con su asistencia.

    Saludos.

    Carlos Coloma Valls.
    Dirección del Curso de Criminología.
    http://www.ucm.es:80/info/pssoc/sem_crimin-index.htm

    ResponderEliminar
  2. Anónimo18/4/07

    podemos vivir en paz todos con todos o que coño pasa tanta cultura se convierte en incultara tantas creencias tantas historias cada uno con su lavado de cerebro y digo basta vivamos cordialmente

    ResponderEliminar
  3. La pregunta es si se puede vivir cordialmente con los que no quieren adaptarse ni guardar las normas de la sociedad que los acoge, si se puede vivir rodeados de terroristas... en definitiva si para convivir en paz estamos dispuestos a pagar un precio, acceder y comportarnos según sus exigencias […] si estas dispuesto y lo consideras racional podrás convivir “tranquilamente”, de lo contrario prepárate para lo peor cuando sean mayoría y olvídate de la libertad y el respeto que disfrutas ahora gracias a nuestras leyes justas y demócratas.
    No se puede vivir en paz, con los que desprecian tu forma de vida, tarde o temprano acaba explotando la relación.
    Por lo que observo tú ya has elegido la opción más cómoda, verlas venir… pero después no valen las lamentaciones.

    ResponderEliminar

Los propietarios del Blog eluden toda la responsabilidad sobre los comentarios aquí expuestos, incurriendo exclusivamente al autor de los mismos, por esto sugerimos no utilizar palabras ni insultos ofensivos, todas y cada una de las opiniones sobre los temas que publicamos son importantes y nos interesan.
Gracias por participar